PASEO BOTÁNICO Y POÉTICO

PROCESIONARIA DEL PINO

A GALOPAR – Etapa 01

Situación: orilla del Canal, bajo calle África con calle Pinar.
Etapa anterior: no hay.
Etapa posterior: 02 – PLÁTANO DE SOMBRA.

PROCESIONARIA DEL PINO (Thaumetopoea pityocampa)

Estas preciosas orugas son el estadio larvario de una pequeña mariposa nocturna de colores marrones, muy parecidas a las maderas de las ramas, aterciopeladas. Si las viéramos diríamos: “¡anda una polilla!”.

Habitan en los bosques de pinos del sur de Europa, norte de África y Asia Menor. Pueden alimentarse de cualquier especie de pino aunque tienen sus preferidas.

Las madres, en la misma noche en que se aparean, ponen entre 100 y 300 huevos en las acículas de los pinos, prendiéndolos en espiral; esto sucede en verano, durante los meses de junio y julio. Los huevos tardan un mes aproximadamente en eclosionar, así que para el mes de septiembre u octubre nacen nuestras pequeñas larvas. En cuanto nacen empiezan a comer las acículas de los pinos y construyen entre todas una bolsa de seda en el punto más soleado del árbol, donde pernoctarán en invierno después de alimentarse durante todo el día.

Estas orugas son seres sociales y gregarios durante toda su existencia como larvas, que por otra parte es prácticamente toda su vida. Establecen interacciones cooperativas normalmente con sus hermanas de puesta. También pasan casi toda su vida en el mismo árbol, solo lo abandonarán para hacer la procesión de pupa. Esto es así de forma general porque hay casos en que se cambian de pino porque han agotado el que las vio nacer, pero no es muy común.

En su tercer estadio larvario les saldrán esos pelos urticantes que constituyen su defensa contra los depredadores y también reforzarán sus bolsones para pasar el invierno. Para el final del invierno, entre febrero y abril empiezan a verse las procesiones. Han alcanzado su máximo desarrollo y pasarán su fase de pupa enterradas en el suelo. Forman una fila y la oruga que va en cabeza busca un lugar adecuado, cuya temperatura esté sobre 20 grados, para enterrarse en el suelo. Cada una teje su capullo y tarda entre 20 días y un mes en finalizar la fase de crisálida. En esta fase de crisálidas y todavía enterradas son el bocado preferido de las abubillas. También se las comen los mirlos. En fase de larva, carboneros y herrerillos. Los murciélagos se comen las mariposas, con las orugas no se atreven. Las hormigas, chicharras y avispas, los huevos.

Las que no se hayan comido las abubillas saldrán una noche de verano volando. En esta fase viven unos dos días y después mueren. Pondrán sus huevos en un pino y comenzará un nuevo ciclo.

Estos animalitos producen urticarias, irritaciones y otras afecciones a las personas y los animales domésticos, luego es aconsejable no andar rondando las procesiones. Por lo demás, llevan millones de generaciones comiendo acículas de pino y no han logrado acabar con ellos, pues sigue habiendo pinos. Difícilmente constituyen una plaga forestal, a lo sumo retrasan el crecimiento de los pinos. En general los pinos de la zona del Mediterráneo tienen un problema mayor, que es la sequía, para la que están bien adaptados, pero aún así…

Laurel en Wikimedia

Procesionaria, por Fernando Losada Rodríguez CC BY 2.0, en Wikimedia.

Entonces soy los pinos
soy la arena caliente
soy una suave brisa

Idea Vilariño

Mapa completo

CONTACTO Y RESERVAS

Escríbenos mediante este formulario para reservar tu plaza en cualquiera de las actividades. Puedes reservar hasta 4 plazas si se trata de personas convivientes. Para no convivientes, utiliza reservas diferentes.

Tu mensaje:

9 + 15 =

Diseñan y producen:

Organiza:

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad