PASEO BOTÁNICO Y POÉTICO

HIGUERA

ANDADURAS – Etapa 09

Situación: calle Las Palmas.
Etapa anterior: 08 – AILANTO (Ailanthus altissima).
Etapa posterior: 10 – PALMERA DE ABANICO (Washingtonia robusta).

HIGUERA (Ficus carica)

La higuera es una fuerza de la naturaleza, un ser vivo poderoso, destructor e indestructible. Ficus carica es el único representante europeo de este género. Todos los demás, hasta 800 variedades, viven en los trópicos de nuestro planeta. Allí vive libre Ficus benjamina, la que también vive en las oficinas y casas de nuestro entorno, dada la resistencia a la adversidad de estas plantas. Hay otras Ficus célebres como Ficus nymphaeifolia o higuera estranguladora. “A la copa de un gran árbol, sobre una robusta horcadura, llega una semilla de esta planta en los excrementos de un ave amante de los higos. La semilla germinará, se introducirá entre las grietas de la corteza del árbol huésped y buscará la humedad y la materia orgánica que pudiera haber en esos intersticios, crecerá a lo largo del árbol hacia el suelo. Simultáneamente hacia el cielo crecerá un tallo con sus hojas en forma de nenúfar. Con el tiempo esas raíces llegarán efectivamente al suelo y a partir de entonces, habiéndose asegurado un suministro de agua y minerales regularmente, la joven higuera crece hacia arriba elevando su tallo 10 o 15 metros por encima del lugar en que germinó”. Y es aquí donde comienza el drama no apto para almas sensibles. Estas raíces a medida que descienden hacia el suelo se ramifican, se sueldan y se entrecruzan unas con otras y con el paso del tiempo forman una red de madera rígida que impide al árbol al que rodean crecer y, si los arboles si no pueden crecer, mueren. Es su naturaleza crecer constantemente. En el ambiente cálido y húmedo donde vive nuestra higuera, los árboles muertos se descomponen rápidamente y en poco tiempo quedan convertidos en mantillo del que se beneficia nuestra Ficus. Este se queda solo con un extraño tronco hueco formado por raíces soldadas. Tan grande como el árbol original, a veces más. Bien es cierto que si crecen alrededor del tronco de una palmera conviven ambas en amor y compañía porque en la naturaleza de las palmeras no está el engrosar su tronco o morir.

Pero volviendo a Europa, nuestra higuera Ficus carica pertenece a otra categoría de higueras, la categoría de las reventadoras. No forman una red rígida alrededor de otro árbol sino que introducen sus raíces por el interior del tronco, hasta llegar al suelo, y van creciendo, ramificándose y engordando hasta que lo revientan del mismo modo que una cuña de leñador abre un tronco de madera. También se sabe que si germinan en algún muro o edificación solo es cuestión de tiempo que la tire abajo. Esta capacidad de germinar y crecer en tan precario lugar exige a la joven higuera robustez, fuerza y adaptabilidad, características que hacen de una higuera un árbol casi indestructible.

Las personas llevan milenios cultivando Ficus carica. Ya en asentamientos muy antiguos se han encontrado pruebas de cultivo de árboles que, por una carambola genética que se da bastante entre las plantas, producían higos dulces sin necesidad de polinización. Como podréis imaginar las personas nos lanzamos a cultivar higueras que dieran higos sin avispitas; los higos que comemos actualmente son todos de este tipo, obviamente sin semillas. Pero como la felicidad no puede ser completa en muchas ocasiones, los higos mas apreciados del mundo, los de Smyrna, la actual Izmir en Turquía, proceden de inflorescencias polinizadas.

Laurel en Wikimedia

Higuera de User:Kilom691 – Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, en Wikimedia.

Escuchar: Higuera

by Octavio Paz | Fragmento de "Pasado en claro"

El árbol ha entrado por mis manos,
la savia ha subido por mis brazos,
el árbol ha crecido en mi pecho –
hacia abajo,
las ramas salen de mí, como brazos.

Ezra Pound

Todas las etapas

“No nos llaméis jardín.”
Laura Casielles

Esto no es una ruta botánica. Tampoco es una oda a la majestuosidad de los árboles. Esto es una forma de andadura: la de quien camina prestando atención a la vida que brota entre las grietas, la de quien atiende a los seres que pueblan su entorno contra todo pronóstico o planificación, la de quien entiende la poesía como una forma de habitar las calles…

En este paseo veremos vegetales resistentes, imposibles de controlar por la jardinería oficial; muchos de ellos originarios de muy lejos, pero adaptados al entorno de forma prolífica y acusados de invasores por ello. También veremos jardinería de guerrilla, parterres vecinales: aquella vegetación que han elegido los habitantes del barrio para que les acompañe en su día a día y les haga más amable el ladrillo y asfalto; además de algunos árboles que se han erigido como símbolos de sus luchas.

Haremos, en definitiva, un recorrido por las características y curiosidades de algunas especies clasificadas en el reino vegetal, pero que mucho tienen que ver lo que podríamos llamar la “Poesía de la República Vegetal de Torrero”.

Mapa completo

CONTACTO Y RESERVAS

Escríbenos mediante este formulario para reservar tu plaza en cualquiera de las actividades. Puedes reservar hasta 4 plazas si se trata de personas convivientes. Para no convivientes, utiliza reservas diferentes.

Tu mensaje:

9 + 13 =

Diseñan y producen:

Organiza:

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad