PASEO BOTÁNICO Y POÉTICO

PALOMA BRAVÍA

A GALOPAR – Etapa 11

Situación: orilla del Canal, frente pª Tierno Galván, 4.
Etapa anterior: 10 – HIGUERA (Ficus carica).
Etapa posterior: 12 – OLMO DE SIBERIA (Ulmus pumila).

PALOMA BRAVÍA (Columbia livia)

Ave perteneciente a la familia Columbiade. Mide aproximadamente 30-33 cm. Gris, con dos franjas negras en el ala, mancha iridiscente púrpura y verde en el cuello, obispillo blanco. La paloma zurita es parecida pero no tiene el obispillo blanco.

Todas las palomas domésticas y sus razas tienen su origen en esta especie, con la que pueden hibridarse. Este hecho ha supuesto la contaminación genética de los ejemplares silvestres por palomas domésticas asilvestradas, siendo en la actualidad muy difícil encontrar poblaciones puras, ni falta que hace.

No hay apenas dimorfismo sexual. Se dice que los machos tienen el cuello algo más ancho.
En su hábitat natural estas palomas son sedentarias y ligadas a los cortados rocosos, en los que pernoctan y anidan. Se alimentan en el suelo, básicamente de semillas.

Forman parejas para la cría que se mantienen durante toda su vida. Si el alimento es muy abundante pueden criar durante todo el año, cosa que hacen aquellas palomas que las personas alimentan en palomares. Las que no viven en palomares suelen criar una vez al inicio de la primavera y otra avanzado el verano. El nido es muy descuidado, construido con ramitas aportadas por el macho y organizadas por la hembra. Ponen dos huevos y los incuban ambos sexos durante 18 días. Después las dos palomas alimentan a sus pollos durante dos semanas con una papilla que regurgitan en sus bocas. Cumplidas las dos semanas los pollos pueden volar y abandonan el nido, acompañados de sus madres que les enseñarán qué comer.

Los gatos se comen los pollos y las urracas también los huevos además de los pollos. Cuando son adultas son el alimento favorito de toda clase de aves rapaces, especialmente el halcón peregrino que si hay palomas no caza otra cosa. La única defensa a la depredación que tienen es su velocidad en vuelo, son muy rápidas. En las ciudades el mayor peligro lo suponen los coches, la mala alimentación de las crías, y los hilos y pelos largos que dejamos por ahí, que les enredan en las patas ocasionando amputaciones de los dedos. Las palomas mensajeras que viven en palomares con comida apropiada y medicinas pueden llegar a vivir 15 años. En libertad viven unos 5 años si consiguen sobrevivir los primeros 8 meses de vida. Solo un pequeño porcentaje de los pichones llegan a vivir más de ocho meses y ser considerados adultos.

En las ciudades comen semillas y todo tipo de desperdicios vegetales humanos y hacen sus nidos en las cornisas de los edificios, en los balcones y en huecos abrigados en altura.

Se dice que son plaga y que lo ensucian todo. No puedo decir nada de esto último pero lo primero es una vil calumnia. ¿Cómo un ser amable y confiado que hemos criado para comer, para matar a tiros en el tiro al pichón, para mandar mensajes, para aprovechar sus excrementos en nuestros cultivos…, de repente cuenta con nuestro desprecio más absoluto? ¿Cómo este símbolo de la paz, la libertad, la pureza, la divinidad, eficaz mensajera, ha acabado siendo una rata voladora?

Laurel en Wikimedia

Mykola Swarnyk, CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons.

Escuchar: Paloma bravía

by Laura Casielles | La levedad del pájaro

Aprender la levedad del pájaro.
Sacar los pies del nido y encontrar […]

Laura Casielles

Mapa completo

CONTACTO Y RESERVAS

Escríbenos mediante este formulario para reservar tu plaza en cualquiera de las actividades. Puedes reservar hasta 4 plazas si se trata de personas convivientes. Para no convivientes, utiliza reservas diferentes.

Tu mensaje:

9 + 11 =

Diseñan y producen:

Organiza:

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad